martes, 26 de mayo de 2015

Lenguaje confuso

Por qué dejo que esto pase, pierdo los límites y se me olvida hasta donde puedo llegar.

Y mientras escribo mi pecho siente algo extraño.  Estoy cansada de mí misma; porque dije q te soltaría y no puedo.

Porque no puedo callar lo que siento y despedirme de ti cuando quería que hablemos.

Siempre confundo todo, creo que tengo el control pero no es verdad ni un poco.

De nuevo estoy llena de ira y de incertidumbre, me siento rara y, mientras duermes desconoces que ya no te quiero en mi vida, que me controlo para no decirte las verdades que sólo tengo disfrazadas.

Porque es muy fácil que todo el amor que siento cuando es rechazado se vaya transformando en odio, que recorre todo mi pecho, que llega a la garganta y sale de mi en forma de lágrimas que no puedo ni quiero contener.

Porque la sensación no se ha ido, vive en mí y la detesto; detesto amarte como te amo y tener que tragarme cada día lo que pienso de ti.

domingo, 24 de mayo de 2015

Soltarte

...  Sin mirarte, sin tocarte; deje ir tu vida ante mis ojos, deje que mis sueños se corten y que este sentiniento llegue a este punto en el que se ve todo negro.  No se siente, no se toca, no se ve; sólo todo esta negro y, a la vez calmado, ya no se angustia mi alma por tenerte, ya no se muere mi boca por besarte o, mi cuerpo por tocarte.

Sabes porqué, porque ya no estás, te fuiste y me sentí tranquila.  Hasta esto se hace dificil de contar porque el paisaje se quedó vacío, siempre tuvo pocas cosas pero, esta vez se quedó sin nada.

No sé ni dónde estoy ni a donde voy, ni siento el peso de mi cuerpo, siento que floto en este espacio negro que ya no se mueve ni reacciona.

Debe ser tu ausencia, la ausencia de recuerdos, ni siquiera sé como es tu cara o, tu mirada o, tu sonrisa.

...  Simplemente no siento nada...

miércoles, 25 de mayo de 2011

¡Yo quiero un Jack Sparrow!

Su mirada y sonrisa aparentan seriedad y, al mismo tiempo descontrolan.

Es sí y es no, es todo al mismo tiempo y, es nada.

Es un espejismo, es él mismo. Simplemente ¡no hace el menor esfuerzo por agradarle a nadie!. Sólo vive sus momentos con intensidad. Hace lo que quiere y lo que siente, sigue religiosamente sus instintos y deseos.

No planifica, no espera, sólo siente al máximo cada sensación que le permite vivir su cuerpo y su ¡energía imparable!.

No se controla, dice lo que quiere, lo que siente, lo que piensa. Sabe lo que es, pero no vive de apariencias, por eso ¡es único!

No se estresa ni se preocupa, pareciera que lo tiene todo bajo control aunque así no sea.

Camina como quien deja en cada huella su esencia y libertad. Sin miedo a nada, a nadie, no hay tiempo, no hay lugar, sólo es él, vestido de su mundo, desafiando a sus miedos más profundos y ¡seduciéndole a la vida!.

martes, 10 de mayo de 2011

De tín marín...



La vida cambia minuto a minuto; a veces no nos damos cuenta; otras veces estamos en automático y parece que no sintiéramos nada y; en otras ocaciones, todo sucede tan rápido que no tenemos ni tiempo de asimilar el cambio hasta que estamos viviendo y experimentando algo nuevo.

Hoy es mi segundo día experimentando este cambio y, siento un poco de tristeza pero, en mayor grado siento que este cambio es un reto, es algo bueno que va a modificar mi vida para bien.

Siento que voy camino a la estabilidad y madurez que tanto he estado buscando.


La verdad es que este era el cambio que menos me imaginé que tendría mi vida. Pensé en un millón de cosas que podrían pasarme, hice planes, castillos en el aire, me enojé, lloré, me desesperé; en fin, todo en vano, ahora la realidad es otra. No es mala pero es completamente inesperada.

Por eso creo que ya entendí que no hay que planear mucho en la vida, en realidad Dios se encarga de planearlo todo y no hay mucho que uno pueda hacer en este proceso.

O sí hay una cosa, llevar la vida y sus circunstancias de la mejor manera posible para no equivocarse -o al menos no tanto- y, no estropear así la estabilidad que podemos llegar a tener en el futuro.

Así que se supone que hay que sacrificar grandes sueños que uno pueda tener, esperando que si es lo correcto hacerlo, Dios nos mostrará la recompensa después. Pero la realidad es que hay veces que uno desea sacrificar lo que sea con tal de vivir algo en el presente.

¿Cómo saber qué es lo que vamos a sacrificar si no sabemos que vendrá después?.

Dejando un poco de lado esta nueva etapa de mi vida. Me siento un poco confundida por un temita que está en mi cabeza y, se trata de un cambio -pero temporal-, es de esos que implican sacrificio y riesgo. ¡Que miedo!

lunes, 9 de mayo de 2011

Espejismos

Y de nuevo volvió a suceder... lo que nunca debió pasar pasó y... pasó!, osea murió. En realidad, en este punto de la historia, no hay dolor, ni alegría; no hay rencor, ni ganas; no hay trizteza, ¡no hay nada!

Es raro, en un punto de la historia esa persona fue importante, tampoco tanto pero, hubo cariño.

Empiezo a creer que es verdad eso de que el corazón está ausente a veces, nunca lo creí pero ahora no siente, aunque ¡es mejor así!.

Prefiero que se desvanezcan las historias y no el corazón. Creo que ya es una tradición que las personas sean aprovechadas, oportunistas, irrespetuosas y desconsideradas, por mencionar lo que más le causa dolor a mí corazoncito.

Así que esta vez creo que se automedicó un parche anti todo!. Pero lo curioso es que en lo referente al amor o algo por el estilo, todo termina con una canción y; en cuanto a amistades siempre es la más "confiable" y la más "linda" la que no vale la pena.

Complicado no!, pero en fin no más música por favor y no más amigas a primera vista!. Obviamente se aplican restricciones.

jueves, 14 de octubre de 2010

El sueño

Esa promesa tuya me ha dado esperanzas, no te voy a mentir.

Mi subconsciente no lo podía creer, tanto así que ayer tuve un sueño, pero se convertía en pesadilla. ¡Espero que no acabe así tu promesa!

Mi casa era la misma de siempre, pero muy desarreglada, me daba la impresión de que yo sólo estaba de paso por ahí, como en aquellas ocasiones cuando vivíamos en Manta y usábamos la casa de Quito sólo para ir de vacaciones.

Lo único que pensaba era en llamarle -lo que no comprendo porque vive en otro país- y, lo hice. Le marqué desde el celular de mi papá (curiosamente no sabía cómo utilizar el mío).

Desde ese momento el sueño se tornó desesperante , no entendía nada y todos mis intentos de comunicarme con él fallaban.

Finalmente una chica contestó el teléfono, le hizo acercar y le dijo: "Creo que es una chica extranjera". Cuando me contestó le dije que yo estaba en el mismo lugar que él y que quería verle. Nos hablamos como si fuésemos novios.

Me dijo que mañana me llamaría, pero yo mañana estaría de regreso (a donde quiera que haya tenido que regresar)!

Así que no había tiempo que perder. Me cambié de ropa, escogí todo lo que mejor me quedaba pero, cuando me vi al espejo no me agradaba mi aspecto, tenía demasiados accesorios y ¡no podía desprenderme de ellos!

El tiempo seguía pasando, ya mismo anochecería y yo luchaba incansablemente por verme perfecta y no lo lograba. Iba de un lado a otro y, mi papá organizaba un sinfín de cuerdas y otros materiales; por lo que vi, supuse que el regreso al lugar a donde íbamos sería bastante complicado.

Mi padre entonces me indicó las actividades de alto riesgo que tendríamos que realizar para volver pero, ¡me aseguró que lo tenía todo bajo control!

En el vaivén en el que me encontraba, entré al que era mi cuarto y ¡vi a mi Tomy dormidito bajo un edredón azul de un equipo conocido de fútbol ecuatoriano!

Sabía que ya era tiempo de irme a verle, pero nunca terminaba de hacer cosas dentro de la casa.

No quería llamarle porque él me había dicho claramente que me llamaría al día siguiente, ¡pero nunca le dije que pare ese entonces yo ya no estaría allí!

Así que cuando creí que ya estaba lista, iba en busca de comida y ¡no tenía hambre!

Regresé a mi cuarto abrazada a un montón de comida que no me provocaba comer en ese momento. Ahí estaba mi primo que me pidió un poco y, con una mirada un tanto egoísta accedí por compromiso.

No sé para qué me equipé tanto, de todas maneras nunca fui a ninguna parte.

Al final terminé en una cabina telefónica rodeada de un montón de personas que me querían ayudar a marcar su número porque yo ¡ya no me acordaba de los códigos internacionales (no sé para qué los necesitaba porque se supone que estaba en la misma ciudad que él)!

No recordaba ni su número telefónico, intentaba una y otra vez y nada, los números se habían borrado de mi memoria. ¡Qué desesperación!. No es la primera vez que no lo puedo ubicar ni en sueños.

En ese momento me despertó la alarma, pero no, yo me rehusaba a despertar sin antes verle, así que le di la vuelta a mi almohada (es un viejo truco que utilizo para retomar los sueños interrumpidos y nunca me falla).

¡Regresé!, seguía en la lucha por comunicarme con él y, de pronto escuché un "Buenos días", era Tomy. Ya no había nada que buscar, era hora de volver a la realidad, aunque no está muy lejana a la del sueño.

martes, 7 de septiembre de 2010

Estrechez de corazón

El otro día, luego de una interesante conversación con mi hermano, pude concluir con certeza que luego de borrar todos mis sueños , aún me queda uno.

Y digo borrar (refiriéndome a mis antiguas metas) porque ya era tiempo de hacerlo.

Después de estar haciendo siempre "lo correcto" llegué al límite y, me di cuenta que !no era verdad!. ¿A quién le creí que lo correcto era lo mejor para mi?

Y no es que lo correcto me aburriera, sino que me dejó sola, hice lo que tenía que hacer y nunca encontré nada de lo que quería.

Eliminé todo lo "imperfecto" de mi vida y lo cambié por el modelo ideal, sin darme cuenta que lo ideal son sólo ideas y, no existen más que en el mundo ideal de Platón.

¿Quieren que les cuente qué es lo perfecto en el mundo de hoy?. Pues no es más que el egoísmo, dejar de lado todo, sólo por cumplir una realización personal que nos exige el sistema como sello de calidad.

Eso fue lo que yo hice, por suerte me detuve, pero ya mi sueño de origen está muy lejos.

Lo único que quiero es junto a Tomy (mi hijo) emprender el viaje que siempre planeé en mi imaginación y, regresar al mundo mágico del que nunca debí haber salido a toparme con la realidad.

La realidad y "lo correcto" es cambiar lo "imperfecto" por lo "perfecto" y, lo perfecto es nada más y nada menos que la estrechez de corazón...