Cínico


Porque las personas nunca dejan de sorprenderte  pero, generalmente las sorpresas no son buenas.

 Las sorpresas son cosas que nunca te esperabas y con certeza, no puede ser nada bueno.

En realidad de esta historia de terror no hay nada que rescatar y mucho que aprender.  Es increíble pensar que una persona pueda faltarte al respeto en tu cara sin que entienda lo que significa no y, sin que tú misma entiendas lo que significa en realidad.

¿Porqué si has decidido una cosa alguien puede convencerte de hacer otra?.  ¿Porqué si te subes en el auto de un desconocido -al que pretendes conocer-, te pone la mano en la pierna como si fuera algo natural de la vida?.

Creo que pase lo que pase, nadie tiene porqué pensar que puede tocarte.  Estamos acostumbradas a callar porque vivimos en un mundo machista que ve como normal que pasen ciertas cosas.

Pero hay veces que sólo estas dormida y cosas como estas te sacuden y te hacen reaccionar.

Nadie puede ponerte un dedo encima.  Me vale que el mundo sea moderno y que a tu edad ya cualquier cosa da lo mismo, porque has vivido tanto que todo lo tomas "casual".

Obviamente todos tienen derecho a vivir como mejor les parezca pero sin lastimarte ni irrespetarte; ni tocar tu pierna, ni tu mano, ni besarte, ni forzarte a hacer nada que no quieras.

Estás equivocada si piensas que es tu culpa.  Que tú como mujer "debiste darte a valer", porque él puede hacer lo que quiera, porque "el hombre llega hasta donde la mujer le permite".

Entonces ¿qué significa?; que sales con un hombre que cree que puede manosearte a su antojo pero la culpa es tuya por dejarte!.

La culpa es tuya, porque aunque él sea un pérfido libidinoso está en su derecho de probarte y, si caíste pues chao no eres la indicada.

En qué clase de mundo vivimos donde tenemos que echarnos la culpa de las cosas que hacen los demás.

Nunca te arrepientas de nada, porque pase lo que pase siempre vas a seguir siendo tú, con tus mismos valores y virtudes; aunque el trapecista se haya ido sin acabar su show.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Manuela Espejo: Grande de América

Rosa Zárate: Una mujer de acción

Michelena: Un personaje crítico