Yo misma...


Queda una cosa por hacer y es quitarme de encima todo este veneno.

Porque es pesado y no es mío.  Llevo tantas cargas y, ninguna de ellas forma parte de mi identidad ni de mi misión en este mundo.

Me restan paz, me quitan todo, el precio que pago por llevarlas es muy alto.

Pienso tanto en cada una de las cosas, que sólo voy acumulando basura, que no me ayuda para nada a salir de este hueco.

En ese lugar no se escucha, no se siente, no se ve; es un estado horrible, es estar en pausa de manera indefinida.

Y la única forma de salir de ahí es querer hacerlo y, perdonar.

Querer dejar ese feo lugar para siempre.

Dejar ese universo paralelo y regresar; regresar para quedarme, liviana y tranquila, sonriente y feliz, como siempre he sido en mi mundo real.

No te vayas, quédate para poder estar completa.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Manuela Espejo: Grande de América

Michelena: Un personaje crítico

Rosa Zárate: Una mujer de acción